Una escena más de una mala película

mar 16, 2018
descosur arequipa
Foto: La República

Foto: La República

La eventual vacancia del Presidente de la República sigue aceleradamente su curso. El Congreso ya dio paso a la moción multipartidaria presentada días atrás y entramos así a un nuevo momento de una película con final incierto. Las encuestas recientes no son favorables para el mandatario. La última hecha pública, le asigna un 76% de desaprobación, 58% de los encuestados declara estar de acuerdo con que lo vaquen, 38% cree que el Congreso quiere vacarlo por delitos que cometió cuando fue ministro, y 28% por el indulto a Fujimori. Ello coincide con el descrédito político del Congreso de la República que tiene una desaprobación tan alta como la de PPK según otras encuestas, y el convencimiento de la vinculación de las principales figuras políticas y empresariales del país, involucradas en mayor o menor medida con el caso Lava Jato.

Aunque los actores creen que se trata de la batalla final y actúan en consecuencia, todo indica que estamos empezando a vivir apenas otro episodio de un film que se torna cada vez más oscuro, como parte de la caída de un modelo político y económico que hace agua crecientemente por todos sus lados. En esa dirección, el Congreso de la República, en un procedimiento por lo menos inusitadamente acelerado, «interpretó» el mecanismo del voto de confianza, buscando acotarlo y bloquear –por esa vía– la eventual intención del Ejecutivo de cerrar el Congreso. Con una chaveta, frente a una espada aparente –porque aceptan que es el Tribunal Constitucional el que finalmente tendrá la última palabra ante la impugnación que seguramente se presentará– los parlamentarios «blindaron» el proceso ya en curso, al costo del escaso crédito que tienen con la opinión pública.

En este escenario, los últimos tres meses, cumpliendo alguna vez con una de sus promesas, el mandatario se está defendiendo como «gato panza arriba». Es verdad que a costas del país, pero lo está haciendo. Los famosos avengers, la lenta sangría de parlamentarios de Fuerza Popular y el anuncio de la presencia de Trump en la Cumbre de las Américas, son parte de los «logros» de su resistencia y tenacidad. Como es obvio, los costos resultan altísimos –el indulto a Fujimori, la patética posición en la que se encuentran la Cancillería y el país por la «desinvitación» a Maduro y su exhibición constante con algunos de los congresistas menos «virtuosos» y más folklóricos de la representación nacional–, pero no le importan en su objetivo de permanecer en la Presidencia y tratar de «blindarse» de las acusaciones de corrupción.

En esa lógica, todo vale. Desde descubrir «conspiraciones comunistas», hasta dedicarse a cazar «traidores», como formas de comprometer a la mayor cantidad posible de actores en general, pero especialmente a Martín Vizcarra, en particular. Éste, cuyo nombre recuerdan apenas el 19% de los encuestados, aparece como la «esperanza» para unos y el eventual «villano» para otros, guardando un silencio prudente y limitándose a sostener que no se reúne ni habla con nadie. Mientras desde el gobierno (Mercedes Aráoz, Juan Sheput, Gilbert Violeta) un día insinúan que es un felón y el otro, dicen que les ha anunciado su lealtad a PPK.

Entre tanto, los peruanos de a pie nos encontramos cotidianamente afectados por un país sin norte. Miles de colegios en mal estado al inicio del año escolar, encarecimiento paulatino de los medicamentos, servicios de salud colapsados, tarifas públicas que suben subrepticiamente, abusos cotidianos de muchas de las grandes empresas, delincuencia cada día más osada y desbordada, caída del empleo y un largo etcétera más, que explican los malestares diarios que vivimos y que no parecen tener una conexión clara con la disputa política a la que estamos asistiendo.

Así las cosas, cabe preguntarse si la mentira pertinaz, si la negación de la realidad que es capaz de confundir una muralla china con una puerta giratoria, no es un argumento suficiente para pensar que el mandatario debe dar un paso al costado. La ceguera moral permanente sobre uno mismo y sus actos, es demasiado grave. Máxime, cuando se tiene la responsabilidad de liderar un país como el nuestro.

En cualquier caso, estamos lejos del final de la película. ¿Habrá en el Congreso 87 votos antes de fin de mes? De haberlos, ¿aceptará la Presidencia Vizcarra? De aceptarla, ¿aceptarán los partidos sus condiciones, si las tuviera? Parece claro que el repertorio de respuestas posibles de los protagonistas actuales –el Ejecutivo y el Congreso–, serán siempre insuficientes e insatisfactorias. Sólo cuando los malestares de la sociedad se conecten con el desencanto permanente que les genera la política y se apropien de ella, dejaremos esta situación «gatopardesca», en la que se trata de cambiar todo para que nada cambie.

desco Opina / 15 de marzo de 2018