Perú fue suspendido del EITI

Debido al incumplimiento del Ministerio de Energía y Minas en la elaboración y publicación del VIII Informe Nacional de Transparencia, nuestro país fue suspendido temporalmente por el Consejo Internacional de la EITI.

La iniciativa para la transparencia de las industrias extractivas (EITI por sus siglas en inglés), es una alianza global de la cual el Perú es parte junto a 52 países del mundo ricos en recursos naturales, desde hace 15 años. A nivel global y en cada país se conforman Comisiones integradas por representantes del gobierno, empresas extractivas y sociedad civil, y en nuestro país es liderada por el Ministerio de Energía y Minas.

Esta suspensión implica que nuestro país perdió la categoría de País Cumplidor lograda en el año 2012. Cabe recordar que Perú era considerado uno de los países líderes, especialmente por la implementación de la iniciativa a nivel descentralizado en cinco regiones del país: Piura, Arequipa, Loreto, Moquegua y Apurímac. “La suspensión es una mala señal para las inversiones y también para la sociedad y las comunidades que tienen relación con esta actividad” afirma Epifanio Baca del Grupo Propuesta Ciudadana.

La decisión que acaba de tomar el Secretariado Internacional de EITI con sede en Oslo, Noruega, significa un retroceso lamentable para el Perú y para el sector extractivo en especial, en el que la máxima transparencia a lo largo de toda la cadena de valor de la industria extractiva es una condición necesaria para una mejor gobernanza.

La iniciativa cuenta con un conjunto de principios, criterios y requisitos en materia de transparencia y gobernanza plasmadas en el llamado Estándar EITI, que los países miembros deben cumplir con diligencia en plazos determinados <https://eiti.org/collections/eiti-standard>. La principal causa para la suspensión del Perú ha sido el incumplimiento en la publicación y difusión del VIII Informe Nacional de Transparencia correspondiente a los años fiscales 2019 y 2020, con información sobre los pagos tributarios y no tributarios, gasto social y ambiental de las empresas mineras e hidrocarburíferas, las transferencias del canon a las regiones, así como información contextual sobre la industria.

Con esta suspensión, Perú se pone a nivel de Tajikistan, sumando dos los países que participan del EITI en quedar suspendidos por incumplimiento de plazos. Los otros dos países suspendidos por razones de inestabilidad política son Myanmar y Afganistán.

¿Cuál es la salida?

Lo que corresponde ahora es que el Ministerio de Energía y Minas asuma realmente el liderazgo que le corresponde para, de la mano de las empresas extractivas y la sociedad civil, avanzar en el cumplimiento con la publicación del VIII Informe Nacional de Transparencia antes del 30 de setiembre, así como en el cumplimiento de otros compromisos pendientes para recuperar la condición de País Cumplidor en esta importancia iniciativa. 

Fuente: Propuesta Ciudadana
9 de mayo 2022

Convocatoria de trabajo para Arequipa

TÉRMINOS DE REFERENCIA PARA EL CARGO DE “DISEÑADOR/RA GRÁFICO/A” I. ANTECEDENTES El Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo del Sur – descosur, es una organización no gubernamental, con seis años de vida institucional, con una presencia permanente en la macro región sur del Perú. En su condición de socia de desco, mantiene una estructura […]

Entre la incertidumbre, el temor y la polarización

El país inició la semana en modo preocupación y angustia. Los primeros resultados de las elecciones presidenciales del 11 de abril no dejaban mucho espacio para la duda. La segunda vuelta, ratificando las tendencias que mostraron distintas encuestas a lo largo de la última semana, incluso cuando estaba prohibida su difusión, sería entre Pedro Castillo […]

thumbnail of Brechas-tecnológicas-y-derecho-a-la-educación-en-el-ámbito-rural-_-Luz-Marina-Rosas-P

Brechas tecnológicas y derecho a la educación en el ámbito rural

Autoras: Luz Marina Rosas P., Delmy Poma B., Milagros Aguilar C. y Angélica Quispe M.

El presente artículo muestra los resultados de un estudio de caso realizado con 34 docentes y 142 estudiantes de zona rural de las provincias de Caylloma y Melgar, cotejado con la realidad de 91 estudiantes y 44 docentes de la zona urbana de Lima Sur. Esta comparación se centra en constatar y analizar las brechas tecnológicas que afectan el derecho a la educación de estudiantes que viven en zonas pobres o en condiciones de pobreza, en un contexto inusual producido por la pandemia mundial de la COVID-19, que nos ha obligado a una educación a distancia, sin ninguna planificación ni previsión para su desarrollo, desnudando y evidenciado aún más las brechas ya existentes que mantienen las desigualdades en nuestro país.

Un Sur sin norte

La última intervención del gobernador Elmer Cáceres Llica para aplacar los ánimos de los pobladores de La Joya Antigua y Nueva que bloquearon la Carretera Panamericana, fue desastrosa. No sólo estaban furiosos por el deficiente funcionamiento de la planta de agua potable que inauguró recientemente el Gobierno Regional de Arequipa, sino que tuvieron que soportar […]